Buscar

¿SOÑAMOS ANTES DE NACER?

Antes que te formase en vientre de tu madre te conocí, y antes que salieses de la matriz te santifique, te di por profeta a las naciones. (Jeremías 1-5) (Isaías 49:1,5) (Gálatas 1:15,16) (Lucas 1:11-15) Antes de que Elisabet concibiera de Zacarías, su esposo, a Juan el Bautista, el ángel ya le anuncia lo que su hijo sería, la función y vocación del que todavía no había sido ni engendrado. 

"Antes de nacer ya empezamos a soñar y antes de hablar, nuestros sueños ya nos hacen reír o llorar".

He decidido ampliar esta publicación ya que tal como estaba parecía un simple proverbio que literariamente no quedaba mal, pero parecía solo eso, un proverbio.  En realidad, ese breve texto hacía referencia a los sueños de los no nacidos o fetos, algo que solo intuía, pero no demostrado científicamente. En cambio, la referencia a los sueños de los recién nacidos es una verdad indubitable, que cualquiera por sí mismo puede observar, tal como muestra la imagen superior.

En cuanto a las ensoñaciones del feto o al bebé en gestación, surgió como una intuición, una revelación, una epifanía; en el sentido que en el griego paleo cristiano tiene esta palabra: manifestación de Cristo o revelación de alguna verdad que no pasa por el filtro de la razón, aunque luego ésta tenga que usarse para explicar a los demás lo que a la persona le ha sido manifestado o revelado.

La mayoría de estas manifestaciones suelen contener un sentido de veracidad que cuesta aceptar, porque no pasan por el filtro de la razón y la lógica habitual, pero sin embargo y sin saber bien cómo, aparecen en nuestra conciencia ordinaria de forma inesperada, con una claridad meridiana y un fuerte sentimiento de certeza. 

He podido comprobar vez tras vez, después de investigar dichas intuiciones o revelaciones, los fundamentos, la raíz y la veracidad de las mismas; como ocurre en este caso de las ensoñaciones del bebé en gestación.

Esta intuición, cuya realidad ahora es comprobada, también la percibía en algunos versículos bíblicos, por referirse ellos a la elección y vocación de algunos profetas y personajes bíblicos antes de nacer.  Estos versículos me hacían intuir y sospechar así mismo que, soñar antes de nacer era un hecho que experimentaba el feto o bebé en gestación en la matriz —procedente de la Matrix—, de la conciencia sobrenatural, o Supra-consciencia. Es decir, provienen de Dios, de acuerdo al diseño, a la vocación e identidad con la que Él, espiritualmente nos dotó antes de nacer.   Por eso lo expresé así de corto y conciso.

Cuando hablamos de los sueños con imágenes oníricas, nos referimos a los sueños en su fase REM, o sueño paradójico.

Demostrarlo científicamente para mí es imposible, porque no soy obstetra ni neurólogo; pero el otro día, domingo 21 de enero de 2018, vi un programa en el que se entrevistaba al Dr. Carlos López Ramón y Cajal.  Este doctor, —toda una autoridad mundial en obstetricia y neurología, descendiente del Premio Nobel de medicina Ramón y Cajal—, declaró que en sus investigaciones había comprobado que los fetos a partir de los cinco meses de gestación experimentan sueños en la fase REM o sueño paradójico. Es decir, sueños con imágenes oníricas en los que reciben sus mensajes y visionan cosas, situaciones, experiencias que no son externas sino total y absolutamente internas, no solamente porque estén en el interior del vientre materno, sino porque también proceden del interior de su alma, como consecuencia de su carácter e identidad espiritual, que no genética.  

Que el recién nacido sueña, es más que evidente; cualquier observador lo puede probar como muestran estas imágenes. Pero los sueños de un bebé en la matriz solo lo pueden certificar expertos con instrumentos y aparatos científicos diseñados para ello.

Lo que para mí solo era una intuición al respecto y que manifesté públicamente, ha quedado demostrada científicamente por este doctor, y al parecer algunos más. 

Reitero pues la frase que publiqué el pasado 8 de septiembre de 2017, y que ya tenía desde años atrás guardada en los archivos de mi subconsciente: 

"Antes de nacer ya empezamos a soñar y antes de hablar, nuestros sueños ya nos hacen reír o llorar".


0 vistas

FOLLOW ME

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • c-youtube

© 2023 by Samanta Jonse. Proudly created with Wix.com